Saltar para: Post [1], Comentários [2], Pesquisa e Arquivos [3]

educação diferente

Projecto da responsabilidade da apie - Associação Portuguesa de Investigação Educacional - Educação Especial e Deficiência.

educação diferente

Projecto da responsabilidade da apie - Associação Portuguesa de Investigação Educacional - Educação Especial e Deficiência.

Espanha

Dislexia

  • ¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno de origen neurobiológico, que ocasiona gran parte de los fracasos escolares. Se manifiesta en la dificultad para la lectura, escritura, problemas de orientación espacial y temporal, en ocasiones puede afectar en el calculo y lógica matemática y de igual forma existen niños disléxicos que presentas problemas a nivel motriz.

La dislexia es independiente de cualquier causa intelectual, cultural y emocional, y que por tanto se da a pesar de una inteligencia adecuada y de una escolarización convencional.

Los niños disléxicos necesitan SU método “BRAILLE” particular para acceder al aprendizaje, ya que en las escuelas, la mayor parte de las materias se imparten a través de las vías que los disléxicos tienen alteradas, como la lectura y escritura, de esta forma todos los niños con dislexia, sufren un retraso en relación con sus demás compañeros de curso y si no existe una detección del problema, el niño sufrirá consecuencias muy negativas que en la mayoría de ocasiones se transforman en problemas de ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, trastornos del sueño, baja autoestima…

Los niños que padecen este trastorno necesitan una manera diferente para aprender, y necesitan visualizar las palabras para poder darles un significado.

  • Los síntomas de la dislexia

Lectura - Confunde letras, cambia sílabas, y sustituye unas palabras por otras. Lee sin comprender. Al leer presenta repeticiones, omisiones /adiciones de letras o palabras.
Al realizar actividades de lectoescritura se queja de sentir o percibir movimientos que en realidad no existen.

Visión - Parece que tiene problemas de visión/audición aunque los resultados de los exámenes médicos no lo confirman. Sorprende por su agudeza visual y por su capacidad de observación, o por el contrario, carece de la percepción profunda y de la visión periférica.

Escritura y ortografía - Tiene problemas en la escritura y en el copiado: hace inversiones, omisiones, adiciones y/o sustituciones de letras y palabras.
A menudo la escritura varía pudiendo ser ilegible en algunos momentos.
Su ortografía es fonética e inconstante; cometiendo a menudo errores ortográficos.
La manera de tomar el lápiz es diferente, haciendo demasiada presión sobre el papel.


Coordinación psicomotriz - Las etapas del desarrollo como gatear y caminar se lograron antes o más tarde de lo habitual. A menudo presenta dificultades en las habilidades motoras finas/gruesas (atarse los cordones, patinar, montar en bicicleta...). Mantiene mal el equilibrio. Dificultades de coordinación, es tosco en los juegos de pelota, juegos en equipo... etc. Se marea fácilmente con algunos movimientos.
Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde izquierda/derecha y arriba/abajo.

Matemáticas y comprensión del tiempo - Puede contar haciendo uso de sus dedos u otros trucos para trabajar las matemáticas. Se defiende con la mecánica de las operaciones aritméticas pero no comprende los problemas. Le cuesta manejarse con el dinero. Tiene dificultades para aprender a manejar el reloj, controlar su tiempo, y entender las tareas secuenciales.

Cognición memoria y lenguaje - Para comprender usa principalmente imágenes, iconos y sentimientos, mas que sonidos y palabras. Tiene poco diálogo interno.
Excelente memoria a largo plazo para experiencias, lugares y caras. Mala memoria para lo aprendido el día anterior, al igual que para secuencias, hechos e información que no ha experimentado. Tiene un oído muy fino. Escucha cosas que a menudo a los demás pasarían desapercibidas. Se distrae fácilmente con los sonidos.
Habla con frases entrecortadas, dejando oraciones incompletas, no pronuncia bien palabras largas, se come artículos y tartamudea cuando está estresado.

Salud - Muy propenso a infecciones de oído.
Sensible a ciertas comidas, aditivos y productos químicos. Sueño muy profundo o bien se despierta con mucha facilidad. Suelen continuar mojando la cama.

Personalidad - Extremadamente desordenado u ordenado compulsivo. Fuerte sentido de la justicia y perfeccionista. Emocionalmente sensible. Tiene cambios bruscos de humor. Mayor capacidad y sensibilidad para percibir el entorno. Capacidad de intuición rápida. Gran curiosidad y creatividad.

  • Recomendaciones para la escuela

Recomendaciones para la atención en la escuela del niño disléxico:

Es imprescindible que todo niño disléxico reciba un tratamiento específico, pero es crucial que su problema se atienda, al mismo tiempo, en el aula.

La atención escolar se debe basar primordialmente en la comprensión del trastorno, aunque se debe huir de las medidas sobre protectoras. Debe quedar muy claro que el problema no viene condicionado por una falta de motivación o pereza, ni tampoco por un nivel bajo de inteligencia, sino por un trastorno biológico. Se recomiendan una serie de normas que deberán individualizarse para cada caso. Con ello se intentara optimizar el rendimiento, al mismo tiempo que se intenta evitar problemas de frustración y perdida de autoestima, muy frecuentes entre los niños disléxicos. Estas recomendaciones son las siguientes:

Dar a entender al alumno que se conoce el problema y que se hará todo lo posible para prestarle ayuda. Hacerle sentar en las primeras filas, cerca del profesos, para prestarle la mejor ayuda. Se le debe ayudar a pronunciar correctamente las palabras.
No utilizar el método "global" para el aprendizaje de la lectura.
No se debe pretender que alcance un nivel lector igual al de los otros niños.
Prestarle una atención especial y animarle a preguntar cuando tenga alguna duda.
Se debe comprobar siempre que ha entendido el material escrito recibido.
Se debe comprobar que el material que se le ofrece para leer es apropiado para su nivel lector.

Se deben valorar los trabajos por su contenido, no por los errores de escritura.
Siempre que sea posible, se deben realizar las valoraciones oralmente.
Se debe recordar que requiere más tiempo que los demás para terminar sus tareas.
Se debe tratar de destacar los aspectos positivos en su trabajo.
Se debe evitar que tenga que leer en público.

Se deben valorar los progresos de acuerdo con su esfuerzo, no con el nivel del resto de la clase. Se le debe permitir, si le resulta útil, el uso de la tabla de multiplicar, calculadora y grabaciones. Se le debe permitir el uso de medios informáticos. Se le debe enseñar a tomar apuntes mediante notas breves. Se le deben poner menos deberes de lectura y escritura.

Siempre que sea posible no se le deben hacer copiar grandes "parrafadas" de la pizarra y, si es posible, darle una fotocopia. No se le debe ridiculizar nunca. En una prueba escrita no se le deben corregir todos los errores de escritura. Se debe aceptar que se distraiga con mayor facilidad que los demás, puesto que la lectura le comporta un sobreesfuerzo. Debe ser tomado en consideración el hecho que escuchar y escribir simultáneamente le puede resultar muy difícil.

OTRAS RECOMENDACIONES:

Tratar de destacar los aspectos positivos de su trabajo. La información nueva debe repetírsela más de una vez, debido a su problema de distracción, memoria a corto plazo y, a veces, escasa capacidad de atención. Comprender que tiene una dificultad tan real com un niño ciego, del que no se espera que obtenga información de un texto escrito normal. Algunos niños disléxicos pueden leer un pasaje correctamente en voz alta y aún así no comprender el significado del texto.

  • Recomendaciones para la familia

Es muy importante que un niño con dislexia reciba en todo momento el apoyo de su familia. Cuando empieza a aflorar el problema, se suele crear una relación muy tensa con la familia: El niño normalmente tiene malas calificaciones en la escuela, y la palabra esfuerzo no es sinónimo de ningún resultado positivo. Estas presiones influyen negativamente en su relación con los demás, familia, amigos, escuela, etc. El niño empieza a pensar que es tonto, ya que a pesar de realizar un esfuerzo, es incapaz de aprender las enseñanzas más básicas (a leer, escribir, las tablas de multiplicar, etc.), y tampoco encuentra una explicación a su problema. La familia y la escuela suelen etiquetarlo de vago y de no poner interés en lo que hace. En ese momento el niño pierde algo muy importante para su desarrollo: la autoestima.

En ese punto (mucho mejor si es antes) es muy importante tener un diagnostico de dislexia, realizado por un profesional cualificado, donde se informe a los padres, y al mismo niño, de las características que presentan los disléxicos, sin olvidar que cada persona disléxica es diferente y que no existen dos disléxicos idénticos.

La mejor ayuda que podemos ofrecerles es nuestra comprensión en todo momento, y crear un clima de seguridad afectiva haciendole saber que él simplemente es diferente, y que diferentes lo somos todos.

  • Consecuéncias psicológicas

Los niños con trastornos del aprendizaje en general, y con dislexia en particular, corren el peligro de presentar alteraciones en su vida afectiva como consecuencia de los continuos fracasos que experimentan tanto en el ámbito escolar como en sus actividades de la vida cotidiana, que incluye continuamente acciones o tareas propias del dominio de sus dificultades.

El niño disléxico fracasa en el colegio y recibe de una manera continuada, directa o indirectamente, de manera pasiva o activa, mensajes verbales y valoraciones negativas del entorno escolar, social y familiar, es decir, de todos los ámbitos donde el niño se encuentra inmerso. Poco a poco se va a ir concienciando de su incapacidad para superar los obstáculos que se le presentan a diario, no pudiendo, a pesar de su esfuerzo, salir adelante.

Esta situación de fracaso continuado perdura en el tiempo, y al no recibir la ayuda adecuada en el sistema escolar, pierde la motivación hacia el aprendizaje, y lentamente desarrollará un sentimiento de inseguridad hacia sí mismo y hacia sus capacidades. Su desconfianza en ser capaz de hacer algo se generalizará a otras actividades de tipo extraescolar, afectando a todos los ámbitos de su vida.

Se produce, en consecuencia, una espiral de fracaso, un círculo vicioso, puesto que el miedo al fracaso que experimenta le lleva a una reducción de su productividad por inseguridad y como evitación de la constatación de sus dificultades, no se enfrenta a los nuevos aprendizajes, aconteciéndose un fracaso real y secundariamente la constatación del miedo al fracaso del principio.

A partir de aquí se pueden desencadenar problemas emocionales y/o conductuales tales como ansiedad, en cualquiera de sus formas, manifestada más habitualmente en problemas en la alimentación (disminución o aumento del apetito) el sueño (insomnio, pesadillas...) o somatizaciones, es decir, molestias o dolores corporales fruto de la tensión psíquica vivida (cefaleas, vómitos, abdominalgias...), sintomatología depresiva (sentimientos de fracaso, inseguridad, dificultades escolares, tristeza, labilidad emocional, cambios bruscos de humor...), trastornos relacionales secundarios a su pobre autoconcepto, apareciendo dificultades en la interacción con sus compañeros, trastornos en el comportamiento manifiestos a través de una conducta perturbadora de compensación de tipo agresiva o provocadora, como mecanismo de defensa ineficaz, y baja autoestima.

Si el fracaso perdura en el tiempo y se repite de manera recurrente, como suele suceder, el daño en la autoestima se irá incrementando paulatinamente. El niño se desmotiva, se descorazona, se repliega en sí mismo y pierde el interés por los otros niños del grupo puesto que su nivel de competencia es muy inferior al modelo escolar establecido. Se margina de la clase. A mayor número de fracasos, las sanciones y las reprimendas aumentarán, así como la sensación del niño de ser incapaz y de pensar que no sirve para nada.

Si el trastorno no se detecta adecuadamente y se trata a tiempo, el problema puede aumentar y complicarse rápidamente. Es por tanto indispensable un diagnóstico precoz tanto para superar con éxito la educación reglada y reducir el retraso en los aprendizajes como para evitar la afectación emocional lo máximo posible.

  • Como aprenden los niños con dislexia

SI UN NIÑ@ NO APRENDE COMO LE ENSEÑAMOS, ENSEÑÉMOSLE COMO SI APRENDE.

En un aula con 23 alumnos aproximadamente, no debemos utilizar una metodología que solo puedan aprovechar unos pocos. Debemos ser respetuosos con todo tipo de alumnado y nuestra realidad en las aulas, no es otra que niñ@s de diversas nacionalidades, con dificultades físicas, con problemas de conducta, hiperactivos, disléxicos, con problemas de atención…Necesitamos un método de aprendizaje que sea VALIDO PARA TOD@S.

Según todos los especialistas consultados, el mejor método para este tipo de alumnado está basado en MÉTODOS MULTISENSORIALES, dónde todos los sentidos entren en juego y el aprendizaje sea vivencial, cercano, significativo… Este tipo de aprendizaje no tan solo es realmente efectivo con alumn@s con dislexia, sino que la metodología multisensorial será beneficiosa para el resto del aula, consiguiendo un mejor nivel, en relación con otros tipos de aprendizaje.

Hace casi cien años, Maria Montessori fundó una pequeña escuela para un grupo de niños de los barrios pobres de Roma. Sus colegas le pronosticaron el fracaso, sin embargo dentro de pocos meses, los niños manifestaron una explosión en el aprendizaje”, la cual se convirtió en la característica distintiva de su obra.

Hace cuarenta años, el psicólogo cognoscitivo israelí Reuven Feuerstein comenzó a trabajar con jóvenes con retraso mental provenientes del holocausto y de zonas muy pobres del norte de Africa. El le pudo enseñar a estos jóvenes habilidades del pensar y procesos de la inteligencia, ayudando a muchos de ellos a independizarse y a convertirse en miembros productivos de la sociedad.

Hace veinte años, una psicólogo de Nueva York, Renee Fuller, creo un programa para niños disléxicos inteligentes. Este programa de lectura llamado “Ball-Stick-Bird” (pelota-palo-pájaro) fue utilizado con éxito posteriormente para enseñar a adultos con mucho retraso, algunos de los cuales habían obtenido puntuaciones tan bajas como 30 en las pruebas de cociente intelectual.

Más recientemente, John Henry Martin, autor del programa “Writing to Read” (Escribir para Leer), ha utilizado la tecnología de computación como catalizador para enseñar a niños pequeños cómo escribir lo que pueden decir -y leer lo que han escrito.

Aunque todos estos educadores utilizaron procesos diferentes, en su enfoque había un denominador común. Todos ellos creían que sus alumnos podían aprender. Reconocían sus puntos fuertes y les ayudaron a aprender utilizando sus fuerzas de maneras multisensoriales, interactivas y dinámicas.

Cuando los alumnos aprenden con más eficiencia, los maestros disponen de más tiempo y pueden ocuparse de motivar su interés, su entusiasmo y su curiosidad al iniciarlos en cualquier experiencia de aprendizaje. Por consiguiente, queda más tiempo para ayudar a los alumnos para que aprendan a aprender y pensar en lo que aprenden de diversas maneras. Y queda tiempo para que los alumnos apliquen lo que aprenden en formas bien pensadas, prácticas y creativas dentro de otros contextos. Estos son procesos esenciales que con demasiada frecuencia han quedado excluidos del aula tradicional, por la premura que tiene el maestro de cubrir la materia prevista.

Un aumento en la puntuación de las pruebas en ciertas áreas básicas, suele ir acompañado de una declinación en las áreas de comprensión, aplicación práctica y solución de problemas. Al aprender formas más eficientes de aprendizaje, también se esta comprando” tiempo para asegurarse de aprender los procesos esenciales.

El aprendizaje activo, multisensorial, es una de las claves para proveer igualdad de oportunidades de aprendizaje. Se reconoce actualmente que todos los alumnos no aprenden de la misma manera. La enseñanza que se limita a estrategias que le sirvieron al maestro cuando éste se educaba, quizás no sea recibida por todos los alumnos en formas que les permita aprender. Por consiguiente, un gran número de maestros está trabajando por ampliar la gama de estrategias de enseñanza y de paso renovando su entusiasmo por la enseñanza, al tiempo que los alumnos también aprenden con más éxito.

Las diferencias perceptuales, son la causa por la cual algunos alumnos no pueden aprender con efectividad sólo al escuchar o leer información. Para muchos, la enseñanza puede ser facilitada con gráficos, diagramas, mapas mentales, computadoras, video u otros tipos de ayudas visuales, especialmente a raíz de que la televisión se ha hecho de uso generalizado. Otros alumnos, en cambio, tienen que tener las ideas prácticamente en sus manos. Para ellos, los instrumentos manipulativos, como por ejemplo las varas de Cuisinaire u otros proyectos tangibles hacen que sea posible y más fácil aprender asuntos abstractos como el contenido de las matemáticas.

El informe de la Asociación Nacional de Juntas Estadales de Educación de 1988, Right from the Start, señala que “En los niños pequeños, el pensamiento se vincula directamente a sus interacciones con las personas y los materiales. Los niños aprenden mejor si exploran activamente su entorno, utilizando materiales de manipulación directa y aprovechando su curiosidad natural y su deseo de descubrir el sentido que tiene el mundo que los rodea.” Estos hallazgos, que reiteran los hallazgos tempranos de María Montessori, son aplicables también a los alumnos de más edad.

Un enfoque multisensorial puede ser valioso para cualquier niño/adulto. Para el niño/adulto disléxico es a menudo indispensable. )Por qué multisensorial? (Las personas recuerdan 10% de lo que leen, 20% de lo que oyen; 30% de lo que ven; 50% de lo que oyen y ven; 70% de lo que dicen y escriben; 90% de lo que hacen!

El método Orton-Gillingham enfatiza la INSTRUCCIÓN MULTISENSORIAL porque muchas personas tienen problema con la memoria visual y auditiva en el aprendizaje del lenguaje. Implica INSTRUCCIÓN DIRECTA de los sonidos de las letras, cómo se producen los sonidos en la boca y la garganta y cómo se escriben las letras. Se enseña FONÉTICA en una forma LÓGICA, SECUENCIAL, cuidadosamente ORGANIZADA que comienza con simples símbolos de una letra/un sonido y progresa a través de diagramas, diptongos, sílabas, raíces y combinaciones. Cada concepto nuevo se basa en el material aprendido previamente. Es ACUMULATIVO.

El método es COGNOSCITIVO. Al estudiante se le enseña a pensar por medio de los problemas del lenguaje cuando lee y escribe, en vez de adivinar. A pesar de que el idioma inglés incorpora palabras de muchos idiomas extranjeros, haciendo difícil su aprendizaje, es cerca de un 85% predecible cuando uno SABE LAS REGLAS Y/O GENERALIZACIONES que gobiernan su uso. Este enfoque cognoscitivo elimina todas las conjeturas de la lectura y la ortografía y ayuda a los estudiantes disléxicos a dominar el aprendizaje de la lengua. La enseñanza is INDIVIDUALIZADA ya que no hay dos personas iguales. El ritmo de aprendizaje es TAN RÁPIDO COMO UNO PUEDA, PERO TAN LENTO COMO SE DEBA. Es EMOCIONALMENTE SANO, reconociendo que muchos estudiantes han sido perjudicados por la insensibilidad y la ignorancia de algunos padres así como la de algunos educadores.

Com a colaboração da: Federación Española de Dislexia

Web:  http://www.fedis.org/

 

 

 


2 comentários

comentar artigo