Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

educação diferente

Projecto da responsabilidade da apie - Associação Portuguesa de Investigação Educacional - Educação Especial e Deficiência.

educação diferente

Projecto da responsabilidade da apie - Associação Portuguesa de Investigação Educacional - Educação Especial e Deficiência.

ESPANHA

Señales de sospecha de TDAH para el profesorado

Para sospechar sobre la evidencia de un posible caso de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), los síntomas deben presentarse en dos o más ambientes en los que se desenvuelve el niño, por ejemplo en casa y en el colegio. Además, deben interferir en el funcionamiento normal del niño al menos durante seis meses y deben presentarse con una intensidad mayor que lo que lo hacen en niños de su grupo de referencia y siempre antes de los 7 años.

Podemos encontrar tres tipos diferenciados de posibles casos de TDAH en el aula, dependiendo de las características que presenten:

Por un lado encontramos los alumnos que manifiestan una conducta predominantemente inatenta, que es cuando nos referimos al trastorno con predominio de inatención. Serán síntomas de estos niños:

Haber mostrado déficit de atención pero nunca han mostrado hiperactividad ni impulsividad.

Se caracterizan por su lentitud e hipoactividad.

Muestran déficit de atención significativo y también rasgos de hiperactividad e impulsividad leves, bien porque no hayamos observado estos síntomas de forma acusada o porque esta sintomatología ha disminuido con la maduración, como suele ocurrir con muchos adolescentes.

Por otro lado encontramos a los alumnos que presentan una conducta predominantementehiperactiva e impulsiva.

Niños que nunca han mostrado déficit de atención.

Niños que pudiendo tener déficit de atención, pasan desapercibidos porque compensan las dificultades que esto podría acarrearles con su capacidad intelectual.

Niños que se encuentran en los primeros cursos de la escolarización y su déficit de atención no acusa dificultades debido al bajo nivel de exigencia académica.

Niños que realizan un gran esfuerzo para adaptarse al entorno ya que temen al fracaso y luchan para no defraudar a los que le rodean.

                        

Por último, podemos encontrar niños que presentan los dos grupos de síntomas, lo que llamamos subtipo combinado.

Una de las mayores dificultades del TDAH es que en una proporción muy elevada, este trastorno presenta comorbilidad con otros trastornos, por lo que además de los síntomas anteriormente explicados, pueden aparecer también:

Comorbilidad con TOD (trastorno negativista desafiante)

Comorbilidad con conductas agresivas, ya sean proactivas (planificadas, deliberadas y dirigidas a obtener un beneficio) o reactivas ( son conductas agresivas defensivas, de carácter más impulsivo que se producen en respuesta, casi siempre desmedida, a lo que el niño ha interpretado como una provocación o ataque hacia él)

Comorbilidad con trastornos del estado de ánimo, como depresión o ansiedad.

Comorbilidad con trastornos del aprendizaje (cálculo, escritura y lectura).


¿Qué errores nos pueden hacer sospechar? Además de encontrarnos con una producción verbal espontánea excesiva, alta producción y ejecución de tareas que requieran de organización y planificación, dificultad para cambiar de tema y problemas de expresión verbal y escrita, podemos observar determinados errores bien diferenciados por áreas, como veremos a continuación.

Errores en lectura.

Omisiones.

Adiciones.

Sustituciones.

Dificultades ante grupos consonánticos.

Comprensión lectora deficiente.

Desmotivación y rechazo a la lectura.

Errores en escritura.

Uniones de letras.

Fragmentaciones.

Adición de letras, sílabas y palabras.

Omisión de letras, sílabas y palabras.

Sustitución de letras, sílabas y palabras.

Caligrafía pobre y desorganizada.

Mayor presencia de faltas de ortografía.

Letra bastante irregular.

No guardan orden al escribir como falta de márgenes.

Los renglones suben o bajan, no son rectos.

Errores de cálculo. Pobre o nula comprensión de los enunciados.

Errores en las operaciones debido, principalmente, a la impulsividad.

En la suma no automatizan el proceso, no suman mentalmente, colocan mal las cantidades, no terminar de comprender el concepto de llevar y en ocasiones ponen en cada columna el resultado completo.

En la resta tiene dificultad para el posicionamiento de las cifras (mayor arriba), suelen empezar con la izquierda y problemas con las llevadas por no saber donde hay que colocarlas.

En la multiplicación presentan dificultad para memorizar las tablas y para el cálculo mental y en la división los mayores problemas son con la disposición espacial y los conceptos claves de esta operación.

Además de todo esto, su impulsividad les hace experimentar respuestas inmediatas a los problemas, antes incluso de haberlos leído, por lo que no son capaces de aplicar una estrategia de resolución de problemas adecuada, ordenada y organizada para su resolución. También acostumbran a emplear la contabilidad tangible en sus operaciones (dedos, marcas, etc.) y presentan dificultad en la abstracción de los conceptos matemáticos. De manera habitual aparecen gran cantidad de tachones y borrenes en sus cuadernos.

Hemos visto algunas causas que nos pueden hacer sospechar de contar en nuestras aulas con algún caso de TDAH, pero sin lugar a dudas, la mejor manera de identificarlos es la formación y la comunicación con las familias. Como dijimos, deben darse los síntomas en dos o más ambientes, y aquí nos hemos centrado en lo que ocurre en el aula, pero por supuesto deberemos comprobar qué tal es el funcionamiento en casa, que tipo de dificultades específicas presenta allí y de esta manera comprobar la compatibilidad con nuestra sospecha.

Fundación Cantabria Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad
http://www.fundacioncadah.org/web/